Destinos - Llanquihue - Frutillar

Casa Richter en Frutillar

El inmueble se encuentra ubicado en la ciudad de Frutillar, Av. Philippi N° 451. La vivienda es una construcción en madera de grandes volúmenes y terminaciones con predominio de la corriente Neoclasicista. Pertenece actualmente a la Corporación del Teatro del Lago, y en el lugar funciona la Escuela de las Artes de Frutillar. El inmueble fue restaurado recientemente para poder alojar su nuevo destino. Se puede afirmar que esta casona representa la capacidad de emprendimiento de Carlos Richter Schultz, quien llegó con 22 años, junto con las primeras 50 familias al actual Puerto Montt en 1856. Carlos Richter Schultz se casó con Aguste Held Schubert y tuvieron once hijos, pero la mayoría murieron jóvenes, a excepción de Bernardo, Teodoro, Wilhemine y Adolfo. En 1863 la familia Richter recibe 97 cuadras en Frutillar, que colindaban al norte con Christian Winkler, al sur con Federico Ulm, al este con el Lago Llanquihue y al oeste con un terreno fiscal. Al fallecer Don Carlos, su hijo Adolfo se hizo cargo de las actividades comerciales, Bernardo asumió las actividades agrcolas y Wlhelmine se radicó en Lebu.

richter_exterior

Casa Richter, Frutillar. Vista exterior desde la calle

La casa

La casa se construye en 1895 y de acuerdo a las necesidades de la época, pues debía albergar a una familia numerosa. En el inmueble vivió Bernardo Richter Held, junto a su esposa Amalia Proschle Andler. De este matrimonio nacieron nueve hijos: Gustav, Clara, Thusnelda, Selma, Carlos, Amelie, Victoria, Reinhold y Wilhelm. Su familia mantuvo las tradiciones agrícolas y su compromiso con la comunidad urbana, conservando sus antiguas prácticas. Hasta avanzado el siglo XX, seguían abasteciendo de leche a la población. Más tarde, la "chacra Richter" fue heredada a Clara Richter, mientras que sus hermanos heredaron otros terrenos en Frutillar, Puerto Octay y Osorno. Luego, con la llegada del tren y la apertura de la carretera, la chacra es dividida, donándose terreno para construir el Club Aéreo de Frutillar, la Escuela Industrial (actual Liceo industrial Chileno Alemán), el Club de Rodeo y el Museo de la Colonización Alemana.

richter_fassades

Casa Richter, Frutillar. Fachadas

En lo que respecta al inmueble, en marzo del 2008, se rehabilitó para acoger la Escuela de la Cultura y las Artes para Frutillar, bajo la propiedad de la Sociedad de Desarrollo Rio Ranquil Ltda. Dentro de las modificaciones realizadas se encuentra una ampliación de la mansarda, realizada a partir de una estructura de acero: se introdujeron pilares y tijerales de acero que acompañan a las vigas originales de madera. En el primer y segundo nivel no hay cambios mayores en la estructura, aunque sí se realizaron mantenciones generales. La madera de muros al interior fue nuevamente barnizada y al exterior se reemplazaron marcos de ventana y quincallería. También se repintó toda la fachada. Debido al desgaste en algunos puntos, se efectuaron parches en algunas de las puertas y vigas.

richter_plans

Casa Richter, Frutillar. Plantas baja y del primer piso

La vivienda cuenta con elementos en su fachada que respetan un orden propio del Neoclasicismo. La ornamentación se subordina a marcos de ventanas y puertas, así como a la balaustrada del balcón, revestimientos, y hojalatería con ondulaciones acanaladas verticales. En el interior destacan las grandes alturas no sólo en los espacios dispuestos para eventos y reuniones sociales, que por el clima lluvioso y frío eran muy recurrentes entre los colonos, si no que se también se mantienen los espacios altos en los pasillos de circulación y lugares más privados. El material predominante en la construcción es la madera, principalmente de coigüe, trabajada con hazuela y unidas por medio de sistemas artesanales tradicionales de caja y espiga, rebajes, hombros, etc.

richter_interior

Casa Richter, Frutillar. Vista interior del piso superior

Entre sus aspectos constructivos destaca especialmente por la rusticidad de su fundación. Las vigas de madera, labradas a mano y de gran escuadría, soportan el piso que se apoya directamente sobre rocas que coinciden con los ejes de los muros principales del nivel superior. La casa se eleva aproximadamente 30 cm sobre el nivel de suelo, dejando un espacio abierto entre este y la casa. Contrastan el sistema constructivo de madera utilizado por los colonos, con los arreglos posteriores hechos en acero en el último nivel. En la estructura de la cubierta se encuentran tijerales de madera coigüe o ulmo, de 4x7", algunos de los cuales se conservan desde la construcción original. En la mansarda también se observan otros elementos intervenidos como un revestimiento machihembrado que reemplazó las maderas originales de los muros de este nivel. Un detalle particular es la utilización de un zócalo de madera, que rodea todas las paredes del primer y segundo piso, y que presenta diferentes alturas y acabados, con 87 cm en el nivel inferior y 160 cm en el piso superior. La estructura de tabiques se realiza a partir de pies derechos unidos por un entablado, sobre el cual se coloca el revestimiento, en este caso machihembrado de mañío. Para el caso de los muros perimetrales, se utilizó un recubrimiento de planchas de zinc posterior a la construcción original, que oculta este machihembrado desde el exterior.